Me despedí de él, en ese mar prometí olvidarlo.
Fue nuestro último viaje juntos, aún recuerdo su sonrisa y la mía cuando lo miraba; también recuerdo mis lágrimas en silencio mientras él tomaba esa foto, creo que fue en ese momento cuando supe que todo se había terminado, yo no podía seguir esperando por su amor.
Le entregué mi corazón y mi risa, sin saber que era un error darlo todo, en lugar de compartirlo todo; que sabio fue, él se quedó con su amor y con el mío, con su risa, con mis lágrimas y con las fotos de una historia, que para mi, ha sido vida.
Cuando nos despedimos me dio esta foto, un beso y se marchó.
Hoy que ya no estoy rota, le agradezco los momentos y sobretodo la enseñanza, más nunca entregaré a otro el amor que no tengo.

A mi gran amor y su gran sonrisa