Cuando el amor duele más de lo que alivia, cuando el amor mucho se da y poco se recibe, cuando el amor miente, manipula y traiciona, me pregunto:

¿Es amor cuando lloras su engaño? ¿Es amor cuando reclamas sus mentiras? ¿Es amor cuando te quema la ira de saber que está con ella? ¿Es amor el vacío que sientes cuando te besa?

Cuando el amor se tiene que perdonar una y otra vez NO es amor…

No es amor hacia él, es obsesión por querer poseer a quien no quiere ser poseído, es un intento desesperado de llenar tu propio vacío, es entregar todo lo que eres a alguien que no lo necesita. Es abandonarte y humillarte ante otro por no tener el valor de amarte a ti misma.

El miedo a enfrentarlo, a dejarlo… a tener que verte cara a cara contigo misma, a darte explicaciones y tener que reconocer que seguías con él precisamente para no estar contigo, no te deja dejarlo.

-No sé ni cómo ni cuándo lo entendí-

Estoy lejos de ti y de mí, estoy en el medio de un ‘no me olvides’, que aún no he podido decir pero estoy cerca del final.

Para dejarte tengo que reconocer que la culpa es mía, la lucha contra tus mentiras realmente era contra mí, que nunca quise ver que era yo la que me hacía daño en tu nombre.

Yo, sin darme cuenta, justificaba tus actos, me obligaba a creerte, me callaba por miedo, te sufría en silencio.  Lo soporté todo, lo hice todo menos quererme a mí.

Supongo que me quedaban unas migajas de amor dentro que no se rindieron, aunque estaba ciega me hicieron ver, que todo el amor que te di lo merezco de vuelta, que todo el amor que te di, era mío, nunca fue para ti.

… que el amor cuando es real no se deja. Entonces te dejo, me voy a encontrarme.

(El amor es amor cuando te amas tanto que puede amar a alguien más)

 

 

Laura Barrera Iglio

 

Ilustración por Oriana Velez