Desde Venecia

En la librería más antigua del pueblo, sobre una góndola, dentro de una Biblia yace una carta que cuenta el arrepentimiento de Nicola y su profundo amor. Como tantos otros que han fallado, algunos con el coraje de Nicola para reconocer sus errores, otros tantos con el orgullo intacto destinado a perder en el amor.

 

«Lo sé que a veces me porto mal y me puedo imaginar lo que piensas de mi pero no es así.

Tú dices que es porque no te quiero y sería normal que después de tantas falsas promesas, tú decidieras de no quererme más.

Pero pienso que uno se entera de muchas cosas en los momentos más diferentes y eso es lo que me ha pasado a mí. Ayer precisamente cuando más te faltaba el respeto pasando de ti y tardando en volver…

Me he dado cuenta de lo que te quería y, también si parece mentira, de lo que me molestaba dañarte.

Puede ser que exista un momento en el que la gente se entere de las cosas y a mí me pasó ayer.

No quiero estropear más nuestra relación con mi pasotismo porque ahora mí pasotismo me molesta también a mi. Lo siento mucho y no solo por anoche si no por todas las veces y te prometo (y lo estoy escribiendo así tendrás una prueba) que no pasará nunca más y no porque no tendré más la gana de tardar por mi tontería si no porque no quiero que tú cambies tu opinión de mi y pierda tu estima.

Te lo prometo con todo mi corazón. Te quiero (y te respeto)

Nicola»

 

Desde Venecia me pregunto donde se escribió esta carta, en que tiempo sucedió, si Nicola cumplió su promesa y si tal vez seguirán juntos. Desde Venecia me invento historias detrás de esa carta. Desde Venecia aplaudo al amor que lo supera todo. Desde Venecia con esta carta en la mano y una boda que se celebra detrás prometo volver, porque si esta no es la ciudad del amor, al menos la catalogo como la ciudad del perdón.

 

No sé con certeza lo que sucedió, solo sé que al encontrar esta carta un sentimiento de esperanza me invadió, hay amores que traspasan fronteras de tiempo y espacio.

 

A la amada de Nicola y a Nicola, gracias por devolverme con esta carta un poco más de esperanza en el amor. Tal vez escriba yo un par de cartas para dejar en libros, tal vez alguien como yo encuentre en otros tiempos mis palabras y logre sentir el profundo amor que yo sentí al leer cada letra sincera de Nicola.

 

Venecia 7 de marzo 2017

Laura Barrera Iglio

 

También Te Podría Gustar