El cambio

El cambio es lo único constante, y pareciera que tuviéramos muy clara –teóricamente– esta premisa pero continuamente nos chocamos con una pared de expectativas y prejuicios cuando intentamos internalizar dichos cambios.

 

Somos rígidos en la práctica a pesar de que nuestra mente no pare de moverse y de saltar de un lado a otro, generalmente, nos cuesta muchísimo aceptar y atravesar los cambios, incluso nos cuesta dar pasos hacia los cambios que decimos que queremos… porque ¡Hola resistencia! Resulta más sencillo quedarnos en la vieja forma conocida de hacer y sentir que lanzarnos al vértigo de la novedad. El cambio, siempre viene acompañado de resistencia y esto último tendemos a pasarlo por alto.

 

También somos influenciables, comparamos nuestra vida, nuestros cambios, nuestros logros o desaciertos con la realidad que creemos que viven los demás, o con sus opiniones y llegamos a desear cambios solo al ver que otros cambian, sin detenernos a medir o pensar la magnitud y el trasfondo de esos cambios que comenzamos a querer.

 

¿Por qué quieres lo que quieres? ¿Qué te mueve hacia esa dirección? ¿Y qué te retiene en la vieja narrativa? ¿Estás esperando que el otro cambie o realmente te atreves a cambiar tú? Son preguntas esenciales que simplemente no nos hacemos, por la razón que sea pero que son las principales protagonistas en nuestro proceso de cambio, sin sus respuestas, avanzar nos puede costar el doble porque conocernos internamente y conocer la raíz de nuestros deseos, nos va a llenar de determinación y constancia, nos va a ayuda a seguir cuando las fuerzas se agoten y nos va a lleva a vencer las resistencias.

 

El cambio y su resistencia, es un ebook donde exploramos a fondo todo esto con reflexiones, preguntas y ejercicios. Principalmente buscando entender, entendernos, para luego decidir si damos paso a la acción o no.

Espero que lo descubran y decidan admirar conmigo las raíces de la flor y no solo sus pétalos porque básicamente sin raíces no hay pétalos y esa es una verdad de la que no podemos seguir huyendo.

IR A LA TIENDA

También Te Podría Gustar