Hay quienes prefieren la pasión

Subestiman al amor tranquilo y las tardes de paz. Juran qué mientras más grande sea la pasión o el dolor más intenso será el amor, hablan del amor tranquilo y consecuente como algo sin emoción. Ellos no saben que solo el amor que da paz es duradero.

-Y juran que no hay pasión, dicen que con los años se va evaporando el amor; prefieren noches de excesos que domingos con compañía-

Los años y desamores no pasan en vano, ¿quién no ha deseado noches de locura para olvidarse de todo por un momento? Claro que hemos tenido esas noche, y qué buenas noches… luego al día siguiente no queda nada, ni siquiera recuerdos. Es esa pasión desenfrenada que nos lleva por los peores caminos con personas que más tarde desearíamos no haber conocido.

La pasamos bien, noche tras noche, en diferentes lugares y con nuevas personas. Solo queremos seguir, no hay tiempo para lo aburrido, y de repente  es aquí cuando nos detenemos en medio de alguna fiesta, estamos rodeados de tantas personas que nos sentimos más solos que nunca.

-La soledad que cura-

Frente al espejo con un silencio aturdidor te vas sintiendo derrotada y confusa sin saber la razón de la infelicidad. Pero ¿qué les voy yo a contar de soledad si todos hemos estado con ella alguna vez?

La evitas, la odias, la lloras, la trabajas, haces de todo pero ella no te deja, se queda contigo y solo cuando estas lista se va alejando. Te deja más fuerte, más serena y sobretodo decidida a quererte más y mejor.

Lo malo de lo bueno es que dura poco y se olvida fácil. Va creando un laberinto, te atrapa y siempre quieres más; lo bueno también resulta malo, cuando se baja de las nubes volver a la realidad es inconcebible.

-Un amor construido es más valorado-

Ya estás en paz, lista para iniciar una próxima historia de amor, más sana, más real, más duradera. Ya besaste suficientes sapos para darte cuenta que ninguno se convertirá en príncipe.

Desde el primer día hay que darlo todo, hablarlo todo, sentirlo todo. También aquí habrá pasión desenfrenada y fiestas pero también habrá un abrazo al día siguiente, habrán malos ratos pero habrán muchas más sonrisas, habrán viajes pero ahora tú prefieres un museo que una disco. Poco a poco y sin darse cuenta van creciendo juntos, van queriendo el mismo futuro.

Siempre habrá un momento para mirar hacia atrás y recordar los desamores, esos amigos ocasionales y los buenos momentos a los que no quieres volver. Cuando tu realidad es mejor que tu pasado sabes que estás en el lugar correcto.

 

Laura Barrera Iglio

Ilustración: Ericka Tirado

También Te Podría Gustar